Ginny Weasley

Ginevra Molly Weasley, mejor conocida como Ginny Weasley, es uno de los personajes más memorable de la saga de Harry Potter por su actitud y valores, además de ser la única hija mujer en su familia.

Vemos a través de las experiencias de Ginny su cambio de personalidad, pasando de ser una chica bastante tímida a tener más seguridad y valor en sí misma, características que la definen como personaje y que hacen que sea uno de los más queridos.

Familia de Ginny Weasley

Ginny es hija de Arthur y Molly Weasley y la más pequeña en su familia, siendo la última de sus 6 hermanos, Bill, Charlie, Percy, Fred, George y Ron; al igual que la primera hija mujer luego de muchas generaciones.

Los Weasley son caracterizados por ser todos pelirrojos y con múltiples pecas por toda su cara. Son una familia sangre pura, sin embargo, a pesar de encontrarse en ese status en cuanto a la sangre, todos son considerados traidores a la sangre debido a su buen trato hacia los muggles.

Viven en la Madrigera, una casa que se encuentra en las afueras de Ottery St. Catchpole, en Devon. Su familia es de bajos recursos monetarios, por lo que suelen comprar productos de segunda mano, no obstante, esto nos demuestra que a pesar de no tener dinero, ellos son felices tal y como son.

Ginny con sus hermanos es bastante cariñosa, se siente el amor que se tienen entre ellos, al igual que el grado de protección que ellos tienen con ella.

Con quien se ve más allegada es con sus hermanos Ron, quien es tan solo un año mayor que ella, y con los gemelos Fred y George. A pesar de que Percy intentó ser su ejemplo a seguir, fue desplazado y terminaron siendo los gemelos.

Con los mayores, Bill y Charlie, no tiene tanto contacto ya que ambos trabajan, sin embargo, cuando están juntos disfrutan entre risas y anécdotas.

Resumen biográfico

Ginny Weasley nació el 11 de agosto de 1981. Fue criada en la Madriguera junto con sus seis hermanos mayores. Su habitación se encontraba en el tercer piso de la casa, el cual, a pesar de ser pequeño, recibía bastante luz. Es una chica no muy alta, con muchas pecas en su rostro y su característico cabello pelirrojo.

En el momento en que su hermano Ron Weasley asistió a Hogwarts, Ginny quería más que nada ir con él. De pequeña era bastante torpe en sus acciones, lo cual la avergonzaba bastante, sobre todo en presencia de Harry Potter, mejor amigo de Ron y amor platónico de la pequeña.

Su primer encuentro con Harry fue en el primer año de Ron en Hogwarts, el 1 de septiembre de 1991 en la Estación de King’s Cross. Ese día Ginny acompañó a su madre y a sus hermanos hacia el tren y allí vio al famoso Harry Potter.

Ginny demostró durante sus años en Hogwarts ser una gran bruja, además de una excelente mujer, muy valiente y decidida; y esas actitudes la ayudaron en muchas situaciones a las que se enfrentaría.

Ginny Weasley en Hogwarts

Sus años como estudiante en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería no fueron tan sencillos, tuvo muchas dificultades y adversidades que enfrentar a lo largo de sus ciclos escolares; sin embargo, cada año fue importante en la vida de Ginny, ya que le aportaría nuevas experiencia y conocimientos que la irían moldeando hasta convertirla en la bruja que es ahora.

Primer año

Ginny asistió a Hogwarts a sus 11 años en 1992. Durante el verano empezó a desarrollar sentimientos por Harry Potter, luego de haberlo visto por primera vez el año pasado en la estación; por eso, al volverlo a ver en su casa, fue una gran sorpresa y salió corriendo.

Quedó en la casa Gryffindor como todos sus hermanos, pero no se sabe mucho de la ceremonia de selección, ya que no fue descrito en detalle. Su primer año fue lo contrario a uno soñado.

En ese ciclo escolar se supo de la Cámara Secreta de Salazar Slyterin (uno de los fundadores de Hogwarts) y del monstruo que allí se albergaba, un basilisco, una criatura que logró alertar a los profesores por el número de alumnos “sangre sucia” (hijos de padres muggles) que se encontraban petrificados.

Lo que realmente aterró a todos fue la desaparición de Ginny Weasley, quien estaba controlada por un recuerdo que residía en un diario, el diario de Tom Ryddle, actualmente conocido como Lord Voldemort, el cual llevaba entre sus útiles escolares (obra de Lucius Malfoy).

La inocencia de Ginny fue lo que la llevó a escribir sus secretos y temores en el diario de Tom, lo que hacía que poco a poco él fuera vertiendo un poco de su alma en la niña, y para el 31 de octubre Tom ya la habría controlado del todo, haciendo que ella abriera la Cámara de los Secretos y por último llevándola hacia ese lugar donde moriría.

Por suerte, llegó Potter para derrotar al basilisco, a Tom y así salvar a Ginny, la cual se disculpó con él y con todos por la manera en la que actuó, diciendo que era controlada y nunca quiso hacer mal a nadie.

Segundo año

Ginny volvió a Hogwarts el 1 de septiembre del año siguiente. En el Expreso de Hogwarts no estuvo con su hermano Ron ni con sus amigos Harry y Hermione, esa vez decidió separarse de ellos e ir con otros; sin embargo, en el momento en el que el tren se detuvo por los dementores, ella hizo lo que pudo por llegar al vagón en donde estaban Harry, Ron, Hermione y quien sería su nuevo profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras, Remus Lupin.

El camino hacia el vagón se le hizo difícil ya que tuvo un encuentro con un dementor, el cual la afectó bastante debido a sus malas experiencias con el diario de Tom Ryddle en su primer año.

Ya al llegar, todos la vieron muy pálida mientras temblaba y sollozaba por lo que había hecho, lo cual hizo que Hermione la consolara.

Lo último que se sabe de ese año es que, luego de que Harry cayera de su escoba por los dementores en un partido de Quidditch, Ginny fue a visitarlo en el Ala del Hospital, llevándole una tarjeta que cantaba de forma estridente.

Tercer año

En el 1994 Ginny fue a los mundiales de Quidditch con sus hermanos, su padre Arthur, Harry y Hermione, con esta última compartió su habitación en la Madriguera, al igual que la tienda en el campamento donde se realizaría la copa.

Al momento del regreso a Hogwarts, se encontró, al igual que sus hermanos y amigos, con la sorpresa del Torneo de los Tres Magos. Cuando Harry fue anunciado inesperadamente como cuarto campeón, Ginny fue de las pocas personas que lo apoyaron.

Ese año Ginny y Hermione tuvieron una buena relación de amistad, llegando al punto en que la mayor, Hermione Granger, le contara sobre la invitación que le hizo Viktor Krum (estudiante de Durmstrang) al baile de Navidad.

Como Ginny aún estaba en tercer año, no le permitían ir al baile a menos que un alumno mayor se lo pidiera. Terminó yendo con Neville Longbottom, quien la invitó luego de que Hermione lo rechazara por ya haber aceptado la invitación de Krum.

En una conversación con Ron y Harry, el pelirrojo le dijo que ella podría ir con Potter ya que este no tenía una cita, si bien Ginny seguía teniendo sentimientos por Harry, estaba molesta porque este invitó primero a Cho Chang, además decidió mantenerse fiel a su invitación de ir con Neville.

En el baile de Navidad conoce a Michael Corner, un Ravenclaw, con quien empezó a salir a finales de año.

Ya para el final del Torneo de los Tres Magos, en el verano de 1995, se nos revela que Voldemort está de regreso.

Cuarto año

Al saber todos sobre Lord Voldemort, los señores Artur y Molly Weasly se convirtieron en miembros activos de la Orden de Fénix, la cual fue reabierta por los miembros antiguos que seguían vivos.

Por esta reapertura, los Weasly tuvieron que ser reubicados y pasaron a vivir durante el verano en el Número 12 de Grimmauld Place, la sede de la Orden, que era la casa donde vivía Sirius Black (padrino de Harry Potter) en su infancia. Este año Ginny estaba más relajada al estar ante Harry; además, ahora estaba con Michael Corner.

Este año se nos presenta a su nueva profesora de Defensa Contra las Artes Oscuras, Dolores Umbridge, al igual que la idea de Ron y Hermione de hacer clases reales de defensa, las cuales impartiría Harry.

En la reunión Ginny llevó a su novio y a otros Ravenclaws, además de que se le ocurrió el nombre del grupo: Ejército de Dumbledore.

En el grupo, la pelirroja se destacó en la magia defensiva, lo cual sorprendió a todos, incluyendo a Harry.

Además, quedó como buscadora en el equipo de Quidditch de Gryffindor por una prohibición que recibió Harry, lo cual la alegró aunque dio a conocer que prefería el puesto de cazadora.

Todo iba bien hasta que su padre sufrió un ataque por Nagini (serpiente de Voldemort) y pasó la Navidad en el Hospital San Mungo de Enfermedades y Heridas Mágicas, a donde fueron sus hijos con él.

La profecía y el camino hacia ella

Un día Harry tuvo una visión en la que estaban torturando a Sirius y decidió ir por él, a Potter se le sumaron Ron, Hermione, Ginny, Neville y Luna (amiga de ellos de la casa Ravenclaw) para ayudarlo a encontrar a Sirius y rescatarlo de donde estuviese.

Pero en medio de su camino para contactarlo e irse del colegio, los atrapó la Brigada Inquisitorial, una organización de alumnas creada por Umbridge y por la misma profesora.

Hermione y Harry lograron distraer a Umbridge y llevarla al Bosque Prohibido mientras que los demás se las arreglaron para zafarse de los alumnos de la Brigada Inquisitorial.

Todos reunidos de nuevo fueron hacia Londres volando sobre Thestrals, y al llegar fueron al Ministerio de Magia, pasando por el Departamento de Misterios hasta llegar a la Sala de las Profecías, allí se encontraron con un grupo de mortífagos de los cuales escaparon gracias a lo que Harry les había enseñado, sin embargo, fueron alcanzados de nuevo, resultando de eso que se rompiera el tobillo de Ginny y que tanto ella como Ron quedaran incapacitados para luchar.

Luego de varios hechizos y la muerte de Sirius, todos regresaron a Hogwarts, Ginny fue curada por Madam Pomfrey rápidamente y terminó con su novio Michael. Además de eso, de regreso a casa consoló a Harry por la muerte de su padrino.

Quinto año

El 1 de septiembre de 1996, en el Expreso Hogwarts se encuentra con Dean Thomas y con Zacharias Smith, este último insistió en hacerle un interrogatorio a Ginny, quien ya molesta le lanzó un Maleficio de los mocomurciélagos; en el acto la vio el profesor Slughorn y ella se asustó porque pensó que la castigaría, sin embargo, el maestro estaba encantado por su habilidad y la invitó a un almuerzo que organizaba con otros alumnos. Hizo las pruebas para el equipo de Quidditch de su casa en la que quedó como cazadora.

Luego de ganar un partido, Ginny besa a Harry de manera inesperada, y a partir de ese momento empezaron a salir.

Tras la muerte de Dumbledore, fue ella, Ginny Weasley quien consoló a Harry y que junto con él, Hermione y Ron, fueron al funeral de su director. Su relación la terminó Potter por seguridad de ella, sabía que Voldemort buscaría personas queridas por él y no quería ponerla en riesgo.

Sexto año

Este fue el más difícil de todos ya que el director era Snape. Además estuvo presente en Hogwarts la Segunda Guerra Mágica.

Ginny Weasley en el colegio siguió con Neville, Luna y otros alumnos el Ejército de Dumbledore.

En medio de la batalla contra Voldemort, perdió a su hermano mayor Fred, quien murió en una explosión de la cual no se está seguro quién la causó.

Peleó al lado de Luna y Hermione contra Bellatrix Lestrange, una mortífaga que se burlaba de la muerte de Fred. En un momento Ginny logró esquivar un maleficio que la habría matado, y luego Molly, su madre, pasó a luchar contra Bellatrix y logró matarla. Al terminar la batalla y ver que Harry seguía con vida, fue de las primeras personas en ir con él y abrazarlo.

Ginny Weasley después de Hogwarts

Luego de la batalla, Ginny siguió su relación con Harry así como pasó a jugar de manera profesional con las Arpías de Holyhead; después se retiró y con Harry tuvieron tres hijos, Albus Severus, James Sirius y Lily Luna. Se casaron y pasó a tener el apellido de su esposo.

Luego de su retirada del deporte, fue la corresponsal principal de Quidditch del diario de noticias del mundo mágico, El Profeta. Más adelante pasó a cubrir el resultado del partido de Brasil vs Bulgaria en compañía de Rita Skeeter.

Ginny ahora trabaja como editora en la sección de deportes del diario El Profeta.

Recomendado